Escribir novelas es como enamorarse, dijo Rosa Montero en una charla. Igual de confuso, sí. ¿Cómo desarrollar una idea? ¿Cómo crear personajes reales? ¿Qué hacer con el primer borrador? Estas son algunas de las cuestiones que trata esta pequeña guía práctica, elaborada a partir de la explicación de la escritora de su proceso creativo.

 

 

Cómo escribir novelas. Si alguien puede hablar de ello es la escritora Rosa Montero, que acaba de ganar el Premio Nacional de las Letras Españolas. El jurado ha reconocido a Montero por «su larga trayectoria novelística, periodística y ensayística, en la que ha demostrado brillantes actitudes literarias, y por la creación de un universo personal, cuya temática refleja sus compromisos vitales y existenciales, que ha sido calificado como la ética de la esperanza”.

La autora de ‘La hija del caníbal’ (Espasa, 1997), ‘La loca de la casa’ (Alfaguara, 2003) y la más reciente, ‘La carne’ (Alfaguara, 2016), explicó en la Biblioteca Nacional (en el ciclo Contar un libro) el proceso creativo de su novela ‘Historia del Rey Transparente’ (Alfaguara, 2005).

De su charla extraje las siguientes lecciones, mi decálogo apresurado para escribir novelas:

1. “Escribir novelas es como enamorarse”.

Pasas el día pensando en ella (tu novela), hablando de ella con divagaciones que solo tú comprendes y solo a ti te interesan. Lees, escuchas, ves TODO lo relacionado con ella y estás deseando, a la vez que lo temes, perderte entre sus páginas. No, no estás loco, solo obsesionado y eso es normal. Rosa Montero estuvo casi dos años leyendo sobre historia medieval para documentarse: el abultado cuaderno de notas, que pudimos pasarnos nos presentes, con anotaciones en distintos colores, encartes, desplegables, post-it… daba fe de ello.

2. “Las historias te escogen a ti”.

Aparece una imagen que te emociona y ¡zas!, ahí es cuando nace la novela. La voz narrativa -el sonido interior de esa historia- y un esbozo del final, aunque no sepas nada más, son lo siguiente que se forma en tu mente.

3. “El método no existe”.

O, mejor dicho, cada escritor tiene su método. Es una carrera de larga distancia, en vez de en método piensa en disciplina. Es lo que te ayudará a llegar hasta el final.

4. “Escribe como se lo contarías a tu abuelo”.

Luego ya añadirás florituras, partes… Te servirá hacerte una cronología.

5. “Se va conociendo a los personajes como se conoce a las personas”.

Un autor honesto deja que los personajes cuenten la novela.

6. “En una novela coral, pasa revista a todos los personajes”.

Hazlo luego de escribir al protagonista o la voz del punto de vista. Te permitirá ver si las historias concuerdan, si algo parece impostado… Se trata de ver qué hace el tiempo en cada uno de ellos.

7. “Uno escarba para traducir el mundo con sus propias palabras”.

Esto va sobre el tono. Revisa los puntos 1 y 5. Hay que ser consecuente con la época y la realidad de los personajes. “Soy mujer y escribo. Soy plebeya y sé leer. Nací sierva y soy libre. He visto en mi vida cosas maravillosas. He hecho en mi vida cosas maravillosas. Durante algún tiempo, el mundo fue un milagro. Luego regresó la oscuridad. La pluma tiembla entre mis dedos cada vez que el ariete embiste contra la puerta.”, así empieza ‘Historia del Rey Transparente’.

8. “Tienes 6-10 escenas maravillosas que quieres contar, entre medias están los engranajes”.

Y aquí estás solo, pero que no cunda el pánico. Hay infinidad de recursos, por ejemplo, si algo es muy terrible puedes narrarlo a través de un cuento, como hizo Montero.

9. “Periodo embudo”.

En los últimos meses todo encaja y las cosas de tu vida empiezan a volcarse ahí, los dos mundos empiezan a fundirse. Es la etapa de mayor creatividad.

10. “Deja reposar el primer borrador”.

Entre 1 y 2 meses. Vacía el cerebro de la historia. Después, vuelve a leerlo. Seguramente te quedarás horrorizado. Cuando lo des a leer, escucha las críticas. En una segunda redacción y hasta las galeradas podrás dar el último cepillado.

*Fotografía © Patricia A. Llaneza